viernes, 11 de enero de 2008

Hasta cuando hablabas de nosostros , hablabas de ti mismo

Recuerdo que una vez , con un post muy concreto que hablaba de ti, sin nombrarte naturalmente me dijiste que te habia dado una sensacion extraña al leerlo, que temias no estar a la altura.
Yo entonces no supe interpretar muy bien a que te referias , tu querias decirme que jamas podrias sentir lo que yo sentia y yo entendi que no podrias corresponderme escribiendo algo parecido.
Teniamos razón los dos, tú nunca podras estar a mi altura y jamas podras escribir algo asi.
He visto, aunque apenas entro ya a visitarte , que te sigue pudiendo el ego y el terrible miedo a caer en el olvido, que desciendan las estadisticas , los comentarios, los halagos. Nada mas leerte sabia que no te estaba leyendo a ti y mira, me dió cierta pena, supongo que por eso hoy estoy escribiendo esto.
Tenias razón, no estas a la altura, pero no pasa nada porque solo lo sé yo y ademas lo supe siempre.
Yo tambien tengo un ego que no me entra en la habitación.

4 comentarios:

belita dijo...

La mentira mayor es el ego (Alejandro Jodorowsky).

Cuidado con él.

Besos

Edanmir dijo...

Claro que si. Tu sola presencia en una habitación tendría que ser suficiente para espantar egos. Salu2

Mikel dijo...

Vive y deja vivir, alla cada cual con su ego y con su cuerpo.
Sabes que solia decirme mi abuela, que el mejor desprecio es no hacer aprecio.

El histriónico gato de Cheshire dijo...

El ego sin una buena dosis de humildad es como tener una soga anudada a cuello y que nos guste estirar y estirar de ella. Al final, irremediablemente, te acaba ahogando.

Por desgracia hay demasiada gente que no es capaz de ver más allá de su ombligo.