jueves, 27 de agosto de 2009

De vuelta

"Pero creo que ha llegado ya el momento de no rechazar ni siquiera estos pequeños incidentes de sabor ambiguo. Quizás tengan alguna misión a la que , de pronto,al cabo de los años, podamos acceder de manera súbita, y algún día sepamos que si no se hubieran producido, tampoco habrían venido, detrás, otros que fueron agradables o hermosos o no habríamos sido capaces nosotros de descubrir esa belleza o esa felicidad que nos conmovió poco después .

¿Quien sabe en realidad lo que nos ha capacitado para los buenos momentos ,los momentos reveladores ?,¿es que estamos seguros de que si eliminamos todo el dolor y toda la verguenza padecidos seriamos ahora mas felices ? "



"Una vida inesperada" . S. Puertolas 1997

10 comentarios:

ybris dijo...

Certera Soledad Puértolas.
Ningún incidente, por pequeño que sea, debe rechazarse.
Los buenos momentos de la vida acaso dependan de ello.

Besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¡Quiá! la felicidad es una ilusión, sólo alcanzable por los ilusos.

Bienvenida, bienvuelta, bienquerida o cualquier otra cosa, admitida o no por la RAE, que te cuadre.

Besos

Edanmir dijo...

Hola Casilda. Siempre pones buenas vibraciones en los fragmentos que elijes.

Arcángel Mirón dijo...

Qué lindo texto.

:)

Espérame en Siberia dijo...

Esa pregunta me parece lo más sensato que he leído en mucho tiempo. Pues es bien cierto que sin dolor no hay calma, sin tristeza no conoceremos nunca la felicidad, etcétera. La vida es una serie de alternancias. Unas más agradables que otras, pero son inevitables.

Un beso.

Hyku dijo...

Hala, la vuelta al cole!!

Besos regresados

Peggy dijo...

adoro la ambigüedad ....bienvenida:)

indigo dijo...

Buen texto, así pienso yo: todos los momentos sirven, aunque reneguemos de algunos.
Saludos

NoSurrender dijo...

tiene toda la razón Soledad.

La vida es una concatenación de encrucijadas en el camino que nos hacen girar por una vereda u otra. Todo fenómeno es heredero de la casualidad cosmica exacta que se ha sucedido.

Besos.

Dr.Mikel dijo...

La felicidad no nos viene dada por circunstancias externas.
La felicidad hay que trabajarsela dia a dia, independientemente de los ritmos y acontecimientos que nos depare la vida.