jueves, 4 de marzo de 2010

Relativo

Hace tanto que no hablamos que no se por donde empezar , todo sigue igual pero yo hago como que no y así me levanto por las mañanas sin pensar que vivo en una casa sostenida de milagro. A veces distraida la dejo en el aire y la pesco al vuelo, en el ultimo momento.
Tambien me he dado cuenta que las tardes son mas largas y que cada vez tengo menos memoria, incluso me da por pensar que quizas deberia dejar de comprar libros y empezar a releer porque me pongo delante de la estanteria , miro un titulo y me estrujo la cabeza pensando de que carajos iba el tema...a lo mejor es que tambien solo hago como que leo pero no leo, de los nombres de los autores ya ni hablo, no solo no los recuerdo es que me los nombran y ni me suenan....
Tampoco escribo mucho aunque se me ocurren ideas estupendas cuando no tengo a mano ni un lapiz de ojos, lo mismo es que no son tan estupendas pero a mi me parece que si precisamente porque se que nunca tomaran forma o si la toman ya no no son esas, son otras.....

Sigue sin parar de llover

6 comentarios:

Sombras Chinescas dijo...

En ciertas circunstancias, la indolencia se convierte en el más atractivo de los pecados.

Gracias por visitarme.

Hyku dijo...

A mí lo de tener ideas cuando no puedo apuntarlas me ocurre a ratos. Y cuando cojo un papel o el móvil ya olvidé lo que pensaba. En mi caso, lo que tengo vivo de milagro es la sesera.

Besos absolutos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Coincido tanto, que no voy a decirte en qué.

Besos

NoSurrender dijo...

Mi memoria a corto plazo también se está viendo mermada últimamente para las cosas más sencillas. Quizás tenga algo que ver el cambio climático :)

Besos!

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Me levanto todos los días haciendo como que no... como que no a todo. Y las cosas, milagrosamente, se siguen sosteniendo, no te agobies, es que nos exigimos demasiado. De la memoria mía no te voy a hablar, sólo decirte que tengo unos vacíos enormes respecto a palabras que no llegan nunca a mis labios, y que en lo que antes tenía 7 verbos para decir, ahora excasamente llego a los dos de toda la vida.
Leo cada día mas, porque pienso que ayuda, que te hace centrarte en algo, aunque sea a corto plazo, y me hago ejercicios cada x tiempo intentando encontrar el origen de porqué quiero recordar algo, y tirando de ese hilo para recordarlo plenamente. Hablo con amigos, y todos estamos igual. Y lo achaco a una vida en la que vamos como locos, donde tenemos que lidiar con curro, problemas, peña jodida, etc, y que no hay tiempo de reacción, es sólo seguir avanzando para no quedarnos atrás y no llegar a donde tenemos que llegar.
Y luego un día, se te cae la cuchara al suelo con la puta mayonesa desparramándose, y te pones a llorar. Y descubres, lo que ya sabes, que no has superado nada, que vas poniendo parches a todo lo que te duele, sin analizarlo porque apenas hay tiempo, y que finalmente, la única opción, es hacernos las tontas con estas cosas, seguir adelante, y coño, leer mucho, que una se evade, y además, vuelve a coger mas vocabulario de ese que evaporan nuestros años cumplidos.
Que todo está bien, es sólo que ya no somos tan jóvenes, ni tan perfectas. Y creo que ese es el encanto, no?¿ Hemos vivido, y somos el resultado de todas esas experiencias, y bastante con que las hemos pasado y punto.
Te dejo un besazo, ya ves, andamos todos igual, olvidando hasta lo que tenemos pendiente de olvidar...

caramenta dijo...

Como bien dice Delirium, hemos vivido, que no es poco.
A diferencia de vosotras, cada día leo menos, porque esos cada vez más frecuentes vacíos me agobian de tal modo que no puedo procesar más información que luego me es bien difícil transmitir.
Últimamente me he vuelto muy selectiva a la hora de volcar y/o mostrar mis afectos; sólo aquello que no exige demasiado esfuerzo por mi parte merece mi atención.
Así que me voy entreteniendo con mis propias "relatividades", que no son pocas, creéme.
Encantada de leerte Casilda.