jueves, 28 de mayo de 2009

Decisión-acción y todo lo contrario

El reconocimiento de un problema es el primer paso para solucionarlo.

El reconocimiento de "el problema" es el paso definitivo para asumirlo, que no es resolverlo.Asumo que tengo un problema y que no puedo con él.
No ser capaz no significa nada, no me importaria morir dandome cabezazos contra un muro, morir en la batalla que dicen que es morir mejor.
Acepto que no me queda otra, aunque reconozco que siempre seria mas propio de mi, si me dieran a elegir, el corte limpio de la guadaña.... no será el caso.
Hay muebles que mueren en la hoguera y otros bajo el asedio lento de la carcoma, mala suerte.

Leo y releo este párrafo de la novela de Bernahrd Schlink "En lo que sucedió en aquellos dias reconozco hoy el mismo esquema por medio del cual el pensamiento y la acción se han cojuntado o han divergido durante toda mi vida . Pienso, llego a una conclusión , la conclusión cristaliza en una decisión y entonces me doy cuenta de que la acción es algo aparte, algo que puede seguir a la decisión , pero no necesariamente " .


(Pensamientos inconexos impropios de una mujer optimista. Seria una buena categoria a incluir....)

15 comentarios:

Antígona dijo...

Casilda, es posible que haya problemas con los que se convive toda la vida y que además así deba ser. Nuestra propia existencia es un problema que tenemos que resolver a diario y que nunca se agota. O se agota sencillamente una vez se extingue esa existencia.

El problema, por decirlo de manera sintética, es el de tener que decidir a cada paso qué hacemos con esa existencia. El de estar abocados a decidir una y otra vez, un minuto tras otro.

Entiendo que Schlink habla de que a veces lo que decidimos es no actuar. Optamos por la parálisis, por dejar que ciertas cosas sigan su curso sin intervención por nuestra parte. Optamos por quedarnos quietos y mirar. Y no veo por qué ésta tenga que ser siempre una opción errónea. Más bien, habrá momentos en que resulte ser la más acertada. Pero eso no podemos saberlo en ese momento. Sólo el tiempo revelará si lo fue o no.

Un beso

Arcángel Mirón dijo...

El reconocimiento, el asumir, el admitir el problema, es el primer paso. Lo más difícil viene después.
o tal vez no, tal vez lo difícil, en ciertos casos, es admitir que hay un problema, una piedra en el zapato; luego todo se simplifica.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Como la vida es una cadena de problemas, después de uno nos viene otro; siempre que no se nos junten... Y así hasta que un día el problema somos nosotros y algo lo resuelve.

Edanmir dijo...

Reconocerlos es quizá la primera parte de apartar los problemas y la oportunidad de que tengan arreglo. Mostrarse fuerte y no buscar en los demás imposibles puede ser otra

Dr.Mikel dijo...

Reuerdo que siempre me decia mi abuelo algo muy sencillo pero con mucha razón.
Los problemas deben ocuparte y no preocuparte por lo tanto si tiene solucion actua en consecuencia y si ya no depende de ti sino de las circunstancias y de hechos que se escapan a tus posibilidades para que preocuparte, acontecera lo que tenga que acontecer.

ybris dijo...

Y también el primer paso para que se enquiste cuando nos desborda.
Para las optimistas como tú la batalla -aunque sea la de darse cabezazos contra un muro- es ya prueba de solución y de superación.

Besos.

NoSurrender dijo...

quizás vivimos en una sociedad que tiene a la acción sobrevalorada. Quizás el mero reconocimiento es más válido que el (intento de) cambio.

Besos!

Gwynette dijo...

me parece sencillo y racional: si, la acción es algo aparte de la decisón que hayamos tomado y puede ser por múltiples razones que una acción no se lleve a término. Te puedo contar unas cuantas...:))

Besitos para ti

belita dijo...

Nenita pues no se que decirte a mi me parece que algunas veces la manera más sencilla de solucionar un problema es darle carpetazo.

Besos

Raúl dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. La asunción del problema puede ser el inicio, pero no necesariamente.
Un abrazo.

Carz dijo...

Parto de esta premisa que se me antojan arbitraria: "la aparición y la resolución de un problema son sucesos inconexos".

Desconectados causa y contracausa, efecto y antecedente, queda poco por decir... quizás sea el silencio del latido, la afinación de la epidermis, o la imposible aprehensión de la consciencia que nos cautiva, la única respuesta a este absurdo...

Pero ya lo debiera decir el refrán: "con besos absurdos los hechos absurdos lo son mucho menos".

Absurdamente, un beso.

Zorro de Segovia dijo...

no te alarmes, muchas veces nos hacemos preguntas y tomamos la decisión correcta pero somos incapaces de llevarla a la práctica, ¿por cobardía, por pereza? quién sabe ...

No considero ello un gran problema. Es peor no preguntarse nada.

Peggy dijo...

hace tiempo no se nada de ti ...espero estes bien:)

Laluz dijo...

Al reconocer y admitir un problema no estaríamos ya decidiendo y actuando? Uno puede elegir no reconocer ni admitir nada.

PEGASA dijo...

Te me habías despistao y he tenido que retroceder en el pasado para encontrate y venir a verte y me encuentro con ésto.
Ayyy!!! bueno todos tenemos "días malos", yo en mi vida sería lo normal, por eso cuando me sucede algo, lo más mínimo que me produce sonrisas pues lo celebro tanto.
Casilda tú eres una gran mujer, y el mero hecho de reconocer el que se tiene un problema, es el pilar fundamental para avanzar en pro de buscarle una solución. Eso es muchísimo.
Pero venga muñeca que no hay mal que 1000 años dure.
Un beso y espero que nos nos perdamos de vista otra vez. Si?